fbpx

La biomasa sigue siendo la opción más económica

Las ventajas de la biomasa

Durante los últimos años, el coste del gasóleo de calefacción se ha incrementado significativamente por encima del 35%. Como resultado se ha experimentado un aumento en el ahorro que representa el uso de la biomasa como un combustible de calefacción. Actualmente este ahorro puede alcanzar hasta el 66% comparado con los costes del gasóleo.

Biomasa vs Gasóleo

Cabe destacar que a lo largo de un año, el gasóleo ha tenido un incremento del 22%. El litro de gasoil de calefacción tenía un precio de 0.59€ en julio de 2017 y en este año su precio se ubicó en los 0.78€, con lo cual ha tenido una subida de más del 30% en solo un año.

Si se considera ese mismo período pero con los pellets, resulta que dos kilogramos de pellets que costaban 0.46€, ahora cuestan 0.48€. Estos dos kilogramos de pellets equivalen a un litro de gasóleo, lo que significa que para obtener el calor que brinda un litro de gasóleo hacen falta dos kilos de pellets.

La biomasa, un combustible más económico

Luego de la subida en los precios de los combustibles fósiles, resulta que las personas pueden ahorrar más del 50% quemando pellets que usando gasóleo. Recién en junio de este mismo año, el coste energético fue de 0.11€/kW de gas natural, mientras que el coste del pellet fue de 0.05€/kWh.

La biomasa en pleno auge

A pesar de ello, la biomasa sigue siendo el combustible más económico, particularmente la astilla tratada para uso energético, misma que procede de las podas, los residuos forestales y las claras. En este sentido, el coste de 2.35 kg de astilla de madera que se entrega a domicilio y que equivale a un litro de gasóleo para la calefacción, representa un ahorro del 66%, lo que se traduce en un ahorro de 0.52€ por cada litro de gasóleo.