fbpx

¿Cómo limpiar una chimenea en pocos pasos?

Consejos para encender un buen fuego

Ni que decir tiene que limpiar una chimenea es una tarea que es importante realizar cada cierto tiempo. Y es que, de este modo se evitarán algunos percances como acumulación de suciedad y necesaria o, en el peor de los casos, algún pequeño incendio.

A pesar, de que no son pocas las personas las que prefieren contar con un personal cualificado para la limpieza de su chimenea, en el día de hoy, lo que vamos a hacer, va a ser dar algunas pautas muy sencillas, para que tú mismo puedas llevar a cabo la limpieza de un modo efectivo.

Pasos a seguir para limpiar la chimenea

A continuación, vamos a dar una serie de pasos y una serie de indicaciones, que son muy sencillas de seguir y que nos van a permitir tener siempre no está chimenea en unas condiciones óptimas.

  • Por encima de todo, cada cierto tiempo, por ejemplo cada 15 días, tendremos que prestar atención a la cantidad de hollín que presenta la chimenea. A pesar de que cada chimenea es un mundo completamente diferente, podemos decir sin temor a equivocarnos, que cuando se tiene aproximadamente 3 milímetros de hollín, ya deberíamos limpiarla. Aun así, tendremos que tener muy en cuenta que tipo de leña hemos utilizado.
  • Para llevar a cabo un mantenimiento más o menos rápido de la chimenea, sin necesidad de contar con un personal cualificado, lo mejor que podemos hacer es utilizar productos específicos como son los anti hollín. Es un producto muy sencillo utilizar ya que únicamente hay que arrojar la cantidad marcada por el fabricante sobre las llamas. A continuación, el hollín que se ha acumulado en las paredes desaparecerá por completo.

Si bien es cierto que este sería un modo de mantener la chimenea más o menos limpia, no es menos cierto que podremos adquirir otro tipo de accesorios más específicos, como por ejemplo un cepillo de alambres rígidos o un cepillo de chimenea para limpiarla un poco más en profundidad.

Cómo hacer un buen fuego en tu chimenea

Si optamos por esta alternativa, también tenemos que tener muy en cuenta que la ropa que utilicemos tiene que ser la adecuada. Y es que, limpiar las paredes de la chimenea, puedes llegar a resultar una tarea bastante farragosa si no se tiene la suficiente experiencia.

No obstante, si se siguen las pautas indicadas, y el uso de la chimenea no es excesivo, el mantenimiento que se consigue con esto es más que suficiente. De todos modos, desde Gracalor recomendamos hacer uso de profesionales dentro del sector para no solamente tener un mantenimiento y una limpieza mucho más eficaces sino también poder proceder a una revisión para evitar cualquier tipo de problema.