fbpx

Mantenimiento básico para una chimenea de leña

Cómo se cuidan las chimeneas

Si tienes una chimenea de leña estás de enhorabuena, porque el día de hoy te voy a enseñar cómo mantenerla en perfectas condiciones. Esto debido a que vamos a hablar de la limpieza que se debe hacer a la chimenea, en especial porque este es uno de los puntos más importantes a tener en consideración.

Así que sigue leyendo, para que puedas saber cuáles pautas debes seguir para darle el mantenimiento correcto a tu chimenea.

Mantenimientos básicos

Limpiar tu chimenea no es una tarea tan difícil, pero antes de comenzar con el proceso esta debe estar completamente fría. Nunca comiences con el mantenimiento si la chimenea aún está caliente.

Para empezar, se debe vaciar la ceniza con frecuencia, y dependiendo del uso de la misma esto puede ser una vez al mes, una vez a la semana o incluso una vez cada ciertos días. Sin embargo, debes tener en cuenta que dejar la ceniza por un período un poco más largo te permitirá que la chimenea consuma menos leña.

Siempre será importante hacer una limpieza con un cepillo especial, con la finalidad de que puedas sacar todo el hollín acumulado en el tiro de la chimenea. Por lo general, esto se debe hacer con un cepillo de acero, para que se pueda eliminar todos los residuos.

Limpieza de las puertas

Las puertas deben limpiarse con agua y jabón, además de utilizar un cepillo fuerte para mantenerlas en buen estado. Para limpiar el cristal se recomienda utilizar un producto específico para la limpieza de cristales por lo menos cada 2 o 3 días.

Mantenimiento de chimeneas

Los mantenimientos básicos los puedes hacer por tu cuenta porque no es tan difícil. Sin embargo, una vez al año se recomienda que se haga un mantenimiento por parte de un profesional, para que tu chimenea pueda funcionar de una forma completamente óptima y que disfrutes de una gran comodidad en tu hogar.