La biomasa, una nueva alternativa para la demanda térmica

Por qué utilizar la biomasa

Tanto el director de Energías Renovables del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía –IDAE– afirma que la biomasa es clave para mantener o recuperar la actividad eléctrica en las zonas amenazadas o afectadas por la desaparición del carbón. Estas palabras son casi una copia exacta de lo que el anterior director de la IDAE afirmaba, por lo que parece que el camino hacia la electricidad de un futuro cercano está claro: la biomasa.

La potencia eléctrica renovable instalada necesita apoyo dado que la principal fuente de esta se está agotando. El nuevo director de la IDAE tiene claro que la biomasa jugará un papel fundamental. Según sus propias palabras dichas en una entrevista en la revista Energías Renovables, afirma:

“Una parte de la demanda térmica se tendrá que electrificar, pero la biomasa juega un papel fundamental; te da una solución a un problema de gestión de lo que sería un residuo, pero que tú puedes convertir en un recurso. Hablo por ejemplo de los excedentes de biomasa forestal o de los restos agrícolas”.

A pesar de que la energía solar térmica desbancó a la biomasa hace unos años, parece que de nuevo se está estudiando esta alternativa como la mejor al problema de pérdida de actividad térmica, especialmente en los entornos rurales.

La biomasa

La IDEA cuenta con un presupuesto proveniente de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional que pretenden usar en propiciar la biomasa como apoyo renovable a la eficiencia energética.

Se considera por tanto, que la biomasa es un ‘renovable gestionable’ que puede respaldar de manera eficiente a los ‘renovables fluyentes’. Es por ello que se ha solicitado al Gobierno que haga una nueva convocatoria de subastas que promociones la biomasa como la única alternativa a las centrales térmicas de carbón, ciclo combinado y nucleares que pretenden cerrarse.