fbpx

La biomasa contra la despoblación rural

Por qué invertir en biomasa

En la segunda jornada del 12º Congreso de Bioenergía celebrado en la ciudad de Cuenca, se pronunciaron unas palabras que reflejan todo el potencial que tiene la biomasa a día de hoy dentro de la geografía española.

Aquellas zonas que sufren la despoblación, y que tienen unas potentes áreas forestales, se pueden beneficiar, sin lugar a dudas, del gran auge que está experimentando la biomasa en estos momentos.

Estas palabras suponen una arenga a un futuro impulso de las autoridades competentes en esas zonas. Y es que esas áreas forestales se pueden aprovechar para la obtención de biomasa y su posterior comercialización.

Un ahorro que es más que evidente

Y lo mejor de todo es que los datos están ahí. A pesar de que cada vez son menos los que piensan que la biomasa no es el futuro, en este mismo congreso se pudieron poner sobre la mesa algunos datos muy concretos que son, sencillamente, incontestables.

En una temporada normal, tanto en condiciones de clima como en condiciones del precio de combustible, un hogar manchego medio tenía que gastar unos 2.000 euros anuales en concepto de calefacción. Pues bien, con biomasa el gasto se reduce en más de un 50% llegando incluso a los 850 euros.

Frenar el gas para priorizar la biomasa

Todo esto debería animar a que en esas zonas rurales se priorice el uso de la biomasa en detrimento del uso del gas. Y es que, sin apenas darnos cuenta estamos observando que las zonas rurales están invirtiendo muchos recursos en instalar el gas mientras que todo este capital se podría invertir en la potenciación de la biomasa.

Biomasa en zonas rurales

Una vez más, y esto es algo que desde Gracalor venimos advirtiendo durante mucho tiempo, la biomasa ha dejado de ser una alternativa para convertirse en toda una opción de futuro.