fbpx

Cómo se limpia un remate de chimenea

Limpieza de un remate de chimenea

El remate de chimenea debe ser limpiado por lo menos una vez al año para que este tenga siempre los resultados esperados. Aquí te voy a mostrar algunos consejos para que se pueda limpiar el remate de la chimenea de una forma adecuada.

La seguridad es vital

Lo más importante es que se puedan eliminar los residuos de una forma segura, y que el conducto de salida de humo se mantenga siempre en óptimas condiciones para evitar cualquier tipo de inconveniente. Es importante tener en cuenta que del proceso de quemado se generan muchos residuos como hollín, creosata, alquitrán y vapores que se van acumulando.

Por este motivo, será muy importante retirar todos los elementos que puedan causar cualquier tipo de inconveniente y que pueda poner en riesgo la salud de las personas. Si se da un mantenimiento incorrecto, puede que el humo se acumule dentro de la vivienda por la falta de circulación de aire.

Consejos para limpiar de forma eficaz un remate de chimenea

La frecuencia para la limpieza dependerá mucho de el uso que se le dé a la chimenea. En todo caso, si se supera el grosor de 3mm de hollín en las paredes de la chimenea o en el remate será el momento de hacer la limpieza cuanto antes.

¿Cómo limpiar el remate?

Es muy sencillo realizar la limpieza, en especial porque para esto necesitarás un cepillo deshollinador y un aspirador para que se puedan recoger los residuos de una forma sencilla. Lo más recomendable es hacer el proceso con la ropa adecuada, y con lentes de seguridad para evitar que las partículas vuelen a los ojos.

Se deben retirar todas las cenizas con el cepillo hasta que no se vean más los residuos. En todo caso, será importante que una vez que limpies el remate veas desde la parte baja de la chimenea que se pueda ver completamente despejado para evitar problemas.